top of page

Lesiones cutáneas del pene benignas

Por Dr. Andrés Salas, PhD

Especialista en Salud Sexual

Director del Centro Integral de Salud Sexual | Dr. Andrés Salas, PhD

Presidente de la Organización Multidisciplinaria para la Salud Sexual


Todas las lesiones que se mostrarán tienen un curso benigno, algunas podrían producir molestias u ocasionar una afección cosmética en el pene.


Papulas perladas

Constituyen una afección frecuente que se encuentra en el 30% de los hombres. Son formaciones exofíticas (que sobresalen) de 1 a 2 mm de color similar al de la mucosa prepucial que se agrupan en hileras y se localizan habitualmente en el surco coronal. Son angiofibromas benignos que no requieren ningún tratamiento en la mayoría de los casos.



Angioqueratoma de fordyce

Los angioqueratomas de Fordyce se presentan con frecuencia en hombres mayores y consisten en pequeñas ectasias (dilataciones) de los vasos sanguíneos de la dermis. Se observan habitualmente en el escroto, glande y cuerpo del pene. Tienen el aspecto de pápulas de coloración rojo o purpura de 1 a 2 mm de diámetro.







Angiomas capilares y hemangiomas cavernosos

Son lesiones constituidas por células vasculares. Los angiomas capilares se presentan en la infancia en forma de mancha plana de color frambuesa. La mayoría van desapareciendo lentamente llegando a desaparecer en el 90% de los casos. Los hemangiomas cavernosos son lesiones nodulares, de color violáceo o azuladas que aumentan de forma progresiva de tamaño y pueden sangrar


Glándulas sebáceas heterotópicas o condición de fordyce

Consisten en una anomalía de las glándulas sebáceas que se manifiesta por pequeños gránulos blanquecinos de pequeño tamaño y múltiples que se localizan en la submucosa y en el prepucio. Son asintomáticos e inocuos por lo que no precisan de ningún tratamiento.








Quistes de pene

Los quistes son invaginaciones benignas de componentes normales de la piel. Se encuentran normalmente en todas las superficies cutáneas, incluidos los genitales. Los quistes epidérmicos constituyen el tipo más común de quistes. Se localizan por lo general en el escroto y con menor frecuencia en el cuerpo del pene. Por su parte, los quistes epidérmicos se forman por oclusión de folículos pilosos, por implantación invertida de la epidermis en la dermis y obstrucción de conductos de secreción. Son firmes, nodulares y tienen la coloración de la piel. A menudo contienen queratina y, en ocasiones, pueden inflamarse. La mayoría no requiere tratamiento, pero en caso de quistes de gran tamaño e inflamados, el tratamiento es la cirugía completa del quiste.


Linfangitis esclerosante

La linfangitis esclerosante es una lesión translucida de aspecto acordonado que aparece en el pene. Su coloración se asemeja a la de la piel, pero puede ser ligeramente rojiza. Se asocia a la actividad sexual vigorosa. Se considera una obstrucción de los vasos linfáticos secundario al traumatismo local. El tratamiento consiste en evitar la actividad sexual y desaparece espontáneamente.









Linfedema

El linfedema se produce por la acumulación corporal de fluidos con alta cantidad de proteínas debido a una disfunción en el sistema linfático. En los estados crónicos, también se caracteriza por el depósito de grasa y tejido fibroso. El sistema linfático tiene la misión de regular el sistema inmunitario, la cantidad de proteínas y de defensa del organismo. El linfedema de genitales externos es una entidad rara con múltiples causas. Las más frecuente a nivel mundial es el parásito de Wuchereria bancrofti, pero en países desarrollados se presenta con más frecuencia por otras causas, como pueden ser congénita, o secundarias a tumores, infecciones, enfermedades granulomatosas o reactivas, desordenes del equilibrio de fluidos e idiopáticas (sin causa conocidas). En los casos severos, la cirugía es el tratamiento de primera elección.


Vitíligo

El vitíligo es una despigmentación de la piel con aparición de placas cutáneas nítidamente delimitadas que adquieren coloración blanca. El vitíligo es una afección común que en general afecta a múltiples lugares corporales. Se considera de naturaleza autoinmune. Los tratamientos se basan en corticoesteroides, aplicación tópica de luz ultravioleta B, injertos de piel y coberturas cosméticas.


Nevus (lunares)

También conocidos como lunares. Se pueden clasificar entre nevus de la unión, nevus dérmicos y compuestos. Los nevus de la unión son habitualmente planos, de coloración pardusca a negra, tienen un borde bien delimitado y son menores de 5 mm. Los nevus dérmicos son habitualmente papulares y blandos, con bordes bien diferenciados, de color pardo e inferiores a 5 mm. Las lesiones que clínicamente se reconocen estables no requieren biopsia o extirpación.


Acantosis nigricans

Es un engrosamiento aterciopelado, difuso e hiperpigmentado de la piel que se localiza en los pliegues cutáneos. Debe tranquilizarse a los pacientes explicándoles que su piel no está sucia y que el cuadro no es contagioso. No requiere tratamiento.



Tatuajes

Tanto la hiperpigmentación como la hipopigmentación pueden producirse como secuelas de una dermatosis inflamatoria. La evolución es a la recuperación gradual de la coloración anterior de la piel, por ello, no tiene significación clínica.









Psoriasis en pene

Es una enfermedad cutánea sistémica que afecta al 1% de la población mundial. Las lesiones características son placas de color rojizo cubiertas de escamas blancas plateadas. Afecta fundamentalmente al cuero cabelludo, codos y rodillas.


El diagnóstico de psoriasis genital se basa en la observación de las lesiones típicas en otras localizaciones más frecuentes. La evolución es crónica con brotes de exacerbaciones y remisiones (vuelven aparecer nuevamente).


La psoriasis del pene es una dermatosis no infecciosa frecuente, que puede presentarse con una sola placa de color típico y bordes bien definidos en el glande. El tratamiento son los esteroides tópicos de baja potencia.


Liquen plano

El liquen plano es una enfermedad sistémica que afecta a mucosas y otras superficies que contienen un estrato córneo maduro. Una cuarta parte de los pacientes presentan lesiones genitales.


La expresión clínica más frecuente del liquen plano genital son pequeñas lesiones blanquecinas planas que confluyen (se mezclan) y pueden causar picor. Otra posible forma son las lesiones circulares de tamaño variable que pueden confluir formando figuras policíclicas. En el glande, la lesión suele ser solitaria y con tendencia a ulcerarse.

La afectación por liquen plano genital es muy frecuente tanto en hombres como en mujeres, por lo que es recomendable la exploración genital en todos los pacientes afectados por liquen plano.


El diagnóstico se basa en la clínica, pero si existen dudas la biopsia ofrecerá una confirmación histológica y su tratamiento es la aplicación de corticoesteroides tópicos de mediana potencia.


Balanitis circinada-síndrome de reiter


El síndrome de Reiter se caracteriza por la triada de artritis, uretritis no gonocócica y uveítis (una capa vascular del ojo). La sufren predominantemente los individuos que tienen el antígeno de histocompatibilidad HLA-B27 (antígeno del sistema inmunitario). Esta manifestación se ha descrito en el 12-70% de pacientes con síndrome de Reiter.


Las lesiones genitales cutáneas afectan al glande y se conocen como balanitis circinada. Son vesículas indoloras (pequeñas ampollas) que se rompen rápidamente para formar erosiones superficiales que en los individuos circuncidados pueden formar costras parecidas a las de la queratodermia blenorrágica. El tratamiento de las lesiones cutáneas es sintomático.


Eritema pigmentado fijo

El eritema pigmentado fijo es una reacción medicamentosa que se manifiesta por la presencia de manchas eritematosas, circulares, bien delimitadas, únicas o múltiples, que pueden llegar a formar ampollas y localizarse tanto en piel como en mucosas. Su característica definitiva es la recurrencia en los mismos sitios afectados tras la reexposición al agente causal.


La lesión se limita en 1 a 2 semanas sin dejar cicatriz, dejando una hiperpigmentación postinflamatoria que tarda en desaparecer.


Balanitis de zoon-bz

La balanitis de Zoon es una dermatosis inflamatoria del pene de origen desconocido. Ha sido llamada de diferentes formas, entre ellas: balanitis/vulvitis de células plasmáticas, balanitis plasmocelular circunscrita, eritroplasia de Zoon. La dermatosis fue descrita en 1952 por JJ Zoon.


La BZ afecta generalmente las glándulas del pene y prepucio, pero puede ocurrir en el surco balanoprepucial y en la superficie interna del prepucio. Se considera un proceso crónico relativamente común en los hombres no circuncidados.


La evidencia sugiere que la BZ es una enfermedad crónica, reactiva, de expresión clínica de una mucositis (inflamación del glande principalmente) irritativa relacionada con un prepucio disfuncional, que conduce a la retención de orina, condicionando la fricción e irritación del área afectada; este proceso se encuentra favorecido por un mal aseo, lo que provoca la hipercolonización de agentes comensales, así como acumulación de esmegma y descamación epitelial, que da como resultado el desarrollo de la dermatosis.

La balanitis de Zoon aparece como una o más áreas redondeadas o policíclicas rojo oscuro con bordes indiferenciados en el glande o en la parte interna del prepucio.


Dermatitis seborreica

Es una enfermedad inflamatoria crónica que se asocia al Pityrosporum ovale, a trastornos psiquiátricos y a variaciones estacionales. Se caracteriza por la afectación del cuero cabelludo y el surco naso labial, pero puede afectar también a tórax, ombligo, ingles, ano y pene.


El tratamiento consiste en tratamiento tópico con antifúngicos o esteroides tópicos de baja potencia.


Eccema atópico

También conocida como dermatitis atópica, se trata de un trastorno crónico recidivante acompañado de prurito intenso y lesión de la piel. Clínicamente, se manifiesta por excoriación, edema localizado, eritema leve y descamación. Con el paso del tiempo, la piel tiende a liquenificarse. El escroto es el sitio más frecuente de excoriación en los genitales masculinos. Para su tratamiento se pueden utilizar emolientes, corticoesteroides tópicos e inmunomoduladores. Suele asociarse el uso de antihistamínicos para el control del prurito.


Dermatitis de contacto

La dermatitis de contacto es la respuesta de la piel a un agente aplicado externamente. Se produce una inflamación localizada con la formación de escamas y costras. Las reacciones más severas pueden ocasionar ampollas y necrosis tisular. Las sustancias más habituales son los jabones, espermicidas, lubricantes y secreciones urogenitales.


Para su tratamiento es necesario suprimir el agente agresor, utilizando emolientes y corticoesteroides tópicos para su alivio sintomático.

Comments


bottom of page