top of page

Ulceras genitales que no son enfermedades de transmisión sexual

Por Dr. Andrés Salas, PhD

Especialista en Salud Sexual

Director del Centro Integral de Salud Sexual | Dr. Andrés Salas, PhD

Presidente de la Organización Multidisciplinaria para la Salud Sexual


Las úlceras son lesiones que se extienden hasta la dermis, la mayor parte de ellas se asocian a enfermedades de transmisión sexual, por eso es adecuado saber diferenciarlas.


La úlcera genital por excelencia es la expresión de la sífilis primaria y es conocida como chancro sifilítico o chancro duro. Es importante reconocerla para establecer el diagnóstico diferencial con otras úlceras no sifilíticas. Se caracteriza por una mácula (mancha) que evoluciona a pápula y a continuación a una lesión ulceroerosiva, redondeada, de bordes indurados y no dolorosa.



Pioderma gangrenoso

Se caracteriza por lesiones exudativas que pueden aparecer en forma de nódulos o ampollas de color púrpura. Es una lesión muy poco frecuente. El tratamiento se realiza con corticoesteroides orales y ciclosporina, y en casos graves pueden utilizarse citostáticos.





Enfermedad de Behçet

Es una enfermedad multisistémica que se caracteriza por presentar úlceras orales y genitales y afectación ocular. Afecta generalmente a varones jóvenes. Su diagnóstico exige la presencia de úlceras orales recidivantes y al menos dos de las siguientes manifestaciones: úlceras genitales recidivantes, lesiones oculares, lesiones cutáneas.


Las lesiones genitales son más profundas que las orales y tras 2-3 semanas de evolución curan dejando cicatriz. La afectación de las mucosas puede mejorar con la aplicación de glucocorticoides tópicos.



Úlceras aftosas

Las úlceras aftosas son erosiones pequeñas, dolorosas y asientan habitualmente en la mucosa bucal, pero pueden localizarse también en el pene y escroto. Para su diagnóstico hay que descartar todas las demás causas de úlceras y, a pesar de que no existe ningún tratamiento eficaz, la mayor parte de úlceras abiertas resuelven espontáneamente o con la aplicación de acido hialurionico.


Este tipo de ulcera es más común en mujeres que en hombres, puede acompañarse de dolor e inchazón, por lo que se puden llevar a cabo los siguientes estudios: Recuento sanguíneo, hierro, B12 y estudios de folato, Gluten anticuerpo pruebas para la enfermedad celíaca, Prueba de calprotectina fecal para la enfermedad de Crohn.



Escabiosis o sarna

La sarna es una enfermedad producida por el Sarcoptes scabiei, un ácaro cuya hembra fertilizada excava una galería a lo largo del estrato córneo y la epidermis, depositando sus huevos en el camino. El surco labrado por el parásito es signo patognomónico (característico o único) para el diagnóstico.


La escabiosis se caracteriza por la presencia de lesiones intensamente pruriginosas, papulares y lineales de aspecto tuneliforme. El prurito, de predominio nocturno, es secundario a un fenómeno de sensibilización del huésped frente al parásito y a sus heces y saliva. En los genitales es frecuente encontrar lesiones de rascado, pero la lesión más característica son los nódulos postescabióticos, de pocos milímetros diámetro. El tratamiento de elección es la permetrina al 5%. Debe ser aplicado a todos los miembros de la familia y completarse con la desinsectación de las ropas.



Pediculosis púbica / Ladillas

Es una parasitosis producida por el Pthirus pubis conocidos como ladillas. El parásito suele limitarse al área genital, pero en ocasiones puede extenderse a la zona baja del abdomen, glúteos, axilas e incluso a las pestañas. Se transmite por contacto directo entre personas infestadas. Clínicamente se manifiesta por intenso prurito en los lugares de la picadura que ocasiona la aparición de pequeñas pápulas y lesiones de rascado. Si la infestación es importante pueden identificarse los parásitos o sus huevos denominados liendres. El tratamiento se realiza con lindano al 1% o piretrinas al 1,5%. Deben lavarse todas las prendas de ropa infestadas.

Kommentare


bottom of page