top of page

Hipogonadismo

El síndrome de déficit de testosterona o hipogonadismo masculino es un síndrome en el cual los testículos no producen suficiente testosterona. Esta hormona es un andrógeno que se produce principalmente en los testículos y también en las glándulas suprarrenales. La producción de andrógenos puede disminuir con la edad y con ciertas condiciones patológicas como la obesidad.


La testosterona es la hormona masculina responsable de las funciones reproductivas y sexuales. Afecta la pubertad, la fertilidad, la masa muscular, la composición corporal, la fuerza ósea, el metabolismo de las grasas, el deseo sexual, el estado de ánimo y los procesos mentales.


El descenso de los niveles de esta hormona puede provocar un espectro de síntomas que abarcan desde la disminución del deseo sexual, menos masa muscular, disfunción eréctil hasta la fatiga o cansancio, por lo cual puede tener un efecto importante sobre la calidad de vida.


Hipogonadismo primario es causado por un problema en los testículos. Este tipo es el más frecuente en la infancia y la adolescencia y suele afectar el desarrollo.


Hipogonadismo secundario o de inicio tardío es causado por un problema en la glándula pituitaria (regulación a nivel cerebral de producción testicular de testosterona). Es un síndrome clínico y bioquímico asociado a la edad avanzada, caracterizado por síntomas típicos y una deficiencia en los niveles séricos de testosterona. Puede suponer un detrimento en la calidad de vida y afectar a múltiples sistemas orgánicos.


Este síndrome es un gran desconocido ya que aproximadamente un 70% de los pacientes desconocen su existencia sin embargo hasta un 52% presentan sintomatología compatible con la enfermedad, lo que lleva a que únicamente un 22% de los pacientes consulten con un especialista.


El hipogonadismo puede ocurrir a cualquier edad. Los síntomas serán diferentes dependiendo de su edad cuando se desarrolle. Los síntomas comunes en hombres adultos incluyen:


  • Fatiga.

  • Sofocos.

  • Bajo deseo sexual.

  • Disfunción eréctil.

  • Cambios de humor.

  • Dificultad para concentrarse.

  • Problemas para dormir.

  • Pérdida de masa muscular..

  • Densidad ósea disminuida, osteoporosis.

  • Senos agrandados.

  • Pérdida de vello corporal.

  • Infertilidad.


Ha de saber que también en hombres con niveles normales de testosterona, estos síntomas pueden ser causados por otras afecciones.


En primer lugar, se le realizará una historia clínica detallada sobre los síntomas que presenta, la evolución de los mismos, así como se le interrogará acerca de otra serie de antecedentes personales y enfermedades actuales, fundamentalmente dentro de la esfera del riesgo cardiovascular y sexual.


Exploración física: mediante un tacto rectal y examinando sus caracteres sexuales secundarios (vello corporal, masa muscular).


Diagnóstico de laboratorio: PSA y niveles bajos de testosterona en la sangre medidos al menos dos veces por separado. La sangre debe ser extraída en la mañana antes del desayuno. Se determinan los niveles de testosterona total y SHBG (testosterona Total: <12nmol/L (8-12 nmol/L); testosterona Libre: <250pmol/L (180-250 pmol/L)


Se podría remitir a un endocrinólogo si se sospecha hipogonadismo. En función de los hallazgos el especialista decidirá si son necesarias otras pruebas complementarias.


En primer lugar, sería importante llevar a cabo una serie de medidas higiénico dietéticas controlando enfermedades de base como pueden ser la obesidad y la diabetes:


  • Perder peso, ajustar su dieta, dejar de fumar y aumentar el ejercicio puede mejorar su calidad de vida con el hipogonadismo.

  • Fortalecer y mejorar el control de la diabetes y la sexualidad.

  • La terapia de reemplazo hormonal es el principal tratamiento para el hipogonadismo. Se utilizan diferentes hormonas dependiendo del tipo de hipogonadismo.


En el reemplazo hormonal, su objetivo es mejorar la calidad de vida mejorando la sensación de bienestar, la función sexual y los problemas ocasionados sobre la esfera cognitiva y funcional (fuerza muscular y ósea) mediante la restauración de los niveles hormonales.


La terapia de reemplazo hormonal tiene ciertas contraindicaciones entre ellas:


• Problemas del corazón.


• Cáncer de próstata.


• Un agrandamiento de la próstata que causa problemas al orinar (Hiperplasia benigna de próstata).


• Cáncer de mama masculino.


• Un recuento alto de glóbulos rojos (policitemia) o enfermedades hematológicas.


• Apnea del sueño severa.


• Deseo de descendencia, problemas de fertilidad (en caso de déficit de la glándula pituitaria puede ser tratado con una hormona llamada gonadotropina coriónica humana, o hCG. Esta hormona estimula la producción de testosterona en los testículos. En caso de problemas testiculares se podrían requerir técnicas de reproducción asistida).


• La edad NO es una limitación para el tratamiento.


Se recomienda un control médico regular durante el tratamiento. Su médico programará la necesidad de visitas con usted para evaluar si el tratamiento está funcionando, abordar los posibles efectos secundarios y se podrán requerir análisis y pruebas durante el mismo.


Los diferentes tipos de reemplazo de testosterona se absorben en el cuerpo de manera diferente y tienen diferentes efectos secundarios.


Tratamiento vía oral: acción corta, píldoras de undecanoato de testosterona, testosterona sublingual (tableta colocada debajo de la lengua para disolver) tableta de testosterona bucal (ingerida). Ampliamente utilizado con pocos o ningún efecto secundario. Seguro cuando se usa por tiempo limitado.


Tratamiento vía intramuscular: existen preparados de acción corta, testosterona Propionato cada 2 a 3 días, Enantato T cada 2 a 3 semanas, en los que los niveles hormonales pueden ser variables con lo cual los síntomas pueden ser oscilantes.; y de acción prolongada: undecanoato de testosterona (cada 3 meses), depósito subdérmico (el parche que se coloca debajo de la piel libera el medicamento durante 5 a 7 meses)


Tratamiento vía transdérmica (aplicado a la piel): acción corta, parche o gel de testosterona transdérmica, o de larga duración: depósito subdérmico (parche inyectado). Como efectos indeseables el tratamiento de corta duración puede irritar la piel. La medicina puede transferirse accidentalmente a otra persona que entre en contacto con ella. El tratamiento de acción prolongada puede causar infección de la piel.



Me llamo Andrés Salas y soy sexólogo enfocado en la esfera sexual masculina, con muchos años de experiencia (disfunción eréctil, eyaculación precoz, disminución del deseo sexual, crecimiento peneano, entre otros). He ayudado a muchísimos hombres. Me he formado en España, con uno de los mejores sistemas de educación en el campo de la salud sexual del mundo. Poseeo un Doctorado académico y se me ha considerado por organizaciones internacionales como uno de los mejores sexólogos de habla hispana que ha realizado más avances en la sexualidad masculina y de la población homosexual (gay).


Dr. Andrés Salas, PhD



Comentários


bottom of page